Médico emprendedor chileno desarrolla técnica quirúrgica en EE.UU.

El Dr. Alberto Rodríguez-Navarro renunció a su tradicional jornada laboral en Santiago y partió a San Francisco, Estados Unidos, para levantar Levita Magnetics, una empresa de dispositivos médicos que desarrolla procedimientos quirúrgicos menos invasivos que pueden cambiar el modo de efectuar este tipo de procedimientos. Se trata de una plataforma que utiliza instrumentos que se introducen dentro de la cavidad abdominal del paciente y que se pueden mover desde afuera con la ayuda de un imán.

“Estamos frente a un tratamiento de nivel mundial que posee una gran cantidad de ventajas para pacientes, médicos y el propio sistema de salud que lo utilice”, comenta desde Estados Unidos a Innovación.cl el Dr. Rodríguez-Navarro, quien revela que su innovadora técnica quirúrgica ha sido testeada en pruebas clínicas en Chile, con óptimos resultados y que se encuentra a la espera de la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA), organismo estadounidense encargado de dar la luz verde a este desarrollo en dicho país, considerado el ente regulador más estricto a nivel mundial.

Lo innovador de esta técnica -probada mayormente en intervenciones a la vesícula- radica en que la pinza que realiza la incisión se adhiere a cualquier órgano que se quiera movilizar y una vez que esto sucede se libera, para luego ser controlada por la fuerza magnética del imán. Añade que la versatilidad que entrega es mucho mayor a la de los instrumentos que existen hoy, porque el rango de libertad de movimiento es superior, lo que permite hacer reposicionamientos fácilmente. Explica que, actualmente, la cirugía estándar de vesícula a nivel mundial se hace con cuatro incisiones. Y que la idea de la técnica desarrollada en Levita Magnetics busca disminuir este número y llegar hasta una sola incisión a nivel del ombligo, la cual es invisible y que tiene un doble uso y propósito: introducir el dispositivo en el organismo y extraer la vesícula. “La verdad es que nunca me gustaron las cicatrices ni las heridas que quedan tras las intervenciones”, cuenta.

Aunque la técnica del Dr. Rodríguez-Navarro cumple con creces los requerimientos de las normas chilenas, la apuesta es mayor y a escala global, por eso están a la espera que la FDA apruebe este desarrollo, el primero y único en su especie en la agencia estatal norteamericana, que se espera de luz verde durante el próximo año. “Teniendo la aprobación de ellos, tenemos la garantía que en cualquier país del mundo nuestra tecnología será reconocida como válida”, asegura.

Las positivas externalidades

Explica el médico que realizar cirugías con esta técnica mínimamente invasiva trae consigo beneficios, no sólo para el paciente que sólo tendrá una pequeña incisión, que será disimulada con el ombligo, sino que también permitirá desarrollar procedimientos quirúrgicos más rápidos, seguros y con menos secuelas. “Al disminuir la cantidad de incisiones y cicatrices, lo hace también el sangrado post operatorio y disminuye el riesgo de infecciones. Además, la visualización que tiene el médico durante la cirugía es infinitamente mejor, lo que permite realizar el mismo procedimiento en menor tiempo”. Y por si fuera poco, recalca el Dr. Rodríguez-Navarro, esto último ayuda al recinto hospitalario a que cuente con más horas de pabellón, siempre escasas en el sistema público chileno. “Desde que inicié este camino, mi foco siempre ha estado puesto en realizar una mejor cirugía, lo que también significa, ser más eficiente en el uso de los recursos en salud”, acota.

El destacado médico revela que este nuevo instrumental no solo es compatible con la cirugía de vesícula, sino que con todas aquellas que involucran cavidades, como cirugías ginecológicas, urológicas, entre otras. “Vamos a demostrar su beneficio en cirugía de vesícula inicialmente porque es la más frecuente a nivel mundial y tiene mayor impacto desde el punto vista de salud pública, pero estamos desarrollando el instrumental para el futuro de la cirugía en general”.

Radicado en la “meca del emprendimiento”, como San Francisco/Silicon Valley, el médico chileno cuenta que tuvo la necesidad de instalarse allá y desarrollar este innovador producto porque Chile hoy no cuenta con los recursos tecnológicos y humanos para llevar adelante este tipo de desarrollo. En el equipo de Levita Magnetics hay profesionales de avanzada, como bioingenieros, que aportan a muy alto nivel, abogados expertos en patentamiento, asesores regulatorios y un comité cientifico de cirujanos lideres de opinion en EEUU entre otros. Además, dice que estar cerca de la Universidad de Stanford, que es muy fuerte en biomedicina, es una ventaja muy importante, que le ayuda a conseguir los mejores profesionales del área.

Como buen emprendedor, sabe que las dificultades para conseguir financiamiento han sido parte del camino. Hoy, con nuevas y mayores necesidades, ha conseguido recursos necesarios para escalar a Levita Magnetics a nivel mundial. Reconoce los valiosos aportes realizados por Corfo, el fondo de inversión Aurus, el fondo FEN Ventures y otros reconocidos inversionistas chilenos que creen en esta empresa. “El talento en Chile existe y el desafio que tenemos es que vamos a demostrar que una tecnologia nacida en nuestro pais es de escala mundial, es un buen negocio para los inversionistas y tiene un efecto positivo para la sociedad en general.”

Fuente: Innovación.cl